“Internet nos cambió la vida a todos, Bitcoin nos la cambiará aún más” – Wences Casares

El emprendedor tecnológico está convencido de que el Bitcoin no sólo llegó para quedarse como moneda de cambio, sino que su uso implicará una revolución tal que en el futuro, será difícil imaginarse la vida sin este sistema. Tal como pasó con internet en su minuto. Aquí explica por qué y derriba mitos sobre la poca seguridad y robustez de la nueva moneda.

De Esquel a Silicon Valley, la historia de Wences Casares, oriundo de Chubut, es fundador y CEO de Xapo, empresa con sede en Silicon Valley. En el pasado, fundó y vendió Patagon.com al Banco Santander Central Hispano por 540 millones de euros.

Compartimos un extracto de la entrevista que el empresario Wences Casares dió a la Revista Capital en Agosto de 2013, en la que comparte su visión sobre el potencial desarrollo de bitcoin en Chile, aquí puedes ver el artículo completo.

“Estoy usando Bitcoin hace un poco más de 2 años. Al principio era muy escéptico pero, después de estudiarlo, me lo comencé a tomar más en serio. Antes de invertir cantidades importantes decidí invertir tiempo y dinero contratando hackers en Moscú y Buenos Aires para estudiar su arquitectura y robustez. Lo que aprendí me sorprendió positivamente. Bitcoin hoy es como era internet en 1992, antes de que existieran los navegadores; es el dominio de los techies y los nerds para los cuales es obvio que esto puede cambiar el mundo pero que todavía está lejos de ser algo masivo y fácil de excplicar”, aclara Wences Casares, quien agrega que “el Bitcoin puede ser para el dinero lo que Internet fue para la información”.

-¿Qué usos puede tener Bitcoin en Chile?

-Chile tiene uno de los peores sistemas de pagos online del mundo. No sólo porque es uno de los más caros, y porque las tasas de conversión son de las más bajas, sino porque las empresas y los consumidores no tienen opciones: es un monopolio. El sistema es increíblemente anticuado e inflexible. Si en Chile quiero cobrar 1 peso chileno online, me saldría por lo menos 200 pesos de comisión, eso es ridículo en el siglo XXI. Con Bitcoin, si quiero cobrar 1 peso chileno lo puedo hacer en tiempo real, gratis y sin riesgo. Además, el Bitcoin tiene valor como resguardo de valores. Es verdad que en ese sentido es más valioso en países con restricciones (Irán o Venezuela) o que devalúan rápidamente (Argentina o Zimbabwe), pero incluso el Banco Central de Chile tiene como objetivo no devaluar la moneda más de 3% al año. Una moneda que no se devalúa sino que se aprecia es mucho más atractiva para un ahorrista. Además, Chile tiene la UF, cosa que la mayoría de los países no tienen, pero de todas maneras hay una necesidad de tener una “UF mundial” y eso es el Bitcoin.

-¿Cuáles son sus principales falencias?

-Sólo hay 1 millón de personas usándolas, aunque crece a más de 50.000 usuarios nuevos por día. Pero, así como el email resultó mucho más útil una vez que todos lo tenían, va a ser realmente útil cuando haya más de mil millones de personas que la ocupen. Casi hay que ser programador o hacker para comprar, vender y guardarlas, tal como había que saber programar para usar internet en 1992. Pero así como se desarrollaron las tecnologías de uso masivo (el navegador, el email, el chat, las redes sociales, etc.), ya se está desarrollando toda la infraestructura que va a permitir que Bitcoin sea de uso masivo. De hecho, la industria del capital de riesgo en Silicon Valley ha invertido más de 50 millones de dólares en Bitcoin startups en los últimos 6 meses.
Por último, es muy volátil y va a seguir teniendo fluctuaciones muy altas. Pero es inevitable que en algún momento madure.

300x250 - Mobile Live Dealer

-¿Es posible que en el corto plazo se utilice de forma habitual?

-En Argentina (por las restricciones cambiaras y la devaluación) e Irán (por el embargo) ya se está usando mucho en transacciones. Creo que va a haber otros países como éstos en los que se va a adoptar mucho más rápido que en el mundo desarrollado.

-¿Cómo crees que podría ser incorporado por las empresas?

-El costo de empezar a usarlo es cero, con lo cual si sólo un cliente lo adapta, se paga solo. Hay casos además donde tiene sentido adoptarlo, por ejemplo cuando se necesitan pagos irreversibles (como sería un pago en efectivo físico) o para pagos internacionales. Empresas como WordPress y SurveyMonkey lo aceptan porque tienen clientes en más de 200 países, pero sólo pueden aceptar cargos con tarjeta de crédito en 40 de ellos.

-¿Qué opinión tienes sobre la especulación de su precio?

-Es inevitable. La curva de crecimiento de Bitcoin va a ser más empinada que la de internet o la del teléfono móvil, con lo cual vamos a llegar a mil millones de usuarios en los próximos 5 años. La cantidad de Bitcoins es fija; nunca va a haber más de 21 millones, con lo cual “meter” mil millones de usuarios en 21 millones de monedas es como tratar de evacuar un estadio con mil millones de personas por una puerta chiquitita y fija. Va a ser caótico, no importa lo que hagamos. Pero va a ser volatilidad siempre subiendo y se va a estabilizar en algún momento.

-¿Es un sistema que puede reventar?

-Eso es lo más interesante de Bitcoin; su robustez. Es más robusto que el TCP/IP de internet o que el protocolo del email. No es una sociedad anónima ni depende de una persona, ni tiene un CEO, ni dinero en el banco, ni gastos mensuales, ni objetivos que cumplir, con lo cual de lo único que puedes estar seguro es que va a seguir existiendo dentro de cinco o cincuenta años.

-¿Cómo ves el futuro de esta moneda?

-Bitcoin hoy es como internet en 1992. Y los próximos 10 años de Bitcoin van a ser como los últimos 20 años de internet; va a pasar de ser una cosa de pocos entendidos, complicada de usar, a ser algo que varios billones de personas usarán sin cuestionarse. En el medio, es probable que pasen muchas cosas; que la volatilidad sea altísima, que vuelvan a valer 20 dólares, que haya muy malas noticias relacionadas a los usos criminales y a los fraudes, pero todo eso lo vimos pasar con internet y simplemente fue el proceso de crecer y madurar. Hoy damos internet por sentado y nos olvidamos de todas las personas que pronosticaron que no funcionaría (Bill Gates o Paul Krugman) con buenos o malos argumentos técnicos. A eso se suman todas las acusaciones de que era muy lento, que sólo se usaba para pornografía y juegos de azar ilegales, que nunca nadie se atrevería a comprar usando ese medio, etc. Eso es lo que estamos empezando a ver con Bitcoin hoy e, igual que nos reímos de los pronósticos que hizo Krugman (y otros) sobre internet, nos vamos a reír de los que pronosticaron que Bitcoin sería irrelevante. Internet nos cambió la vida a todos, así lo hayamos querido o no, Bitcoin nos la cambiará aún más. •••

Publicar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *